. Dekah que te cuente: los tres literatos de Mixcoac

Dekah que te cuente: los tres literatos de Mixcoac

Dekah que te cuente: los tres literatos de Mixcoac

Buscando temas para nuestro blog de Dekah Inmobiliaria, mientras recorría el poniente de la CDMX -la zona de Mixcoac, para ser exactos-, me preguntaba de dónde sacarían la inspiración los grandes literatos de nuestro país. Al tiempo que me formulaba la pregunta, reparé en que me encontraba en la calle de Irineo Paz, en el único tramo de esa calle en que deja de llamarse Rubens y aún no es Millet; ahí, sentado en la Plaza Valentín Gómez Farías, caí en cuenta de que esa calle se llama así en alusión al abuelo de uno de los más grandes escritores que ha dado el suelo mexicano: Octavio Paz.

Encontrada la inspiración, esta publicación te cuenta acerca de tres literatos que vivieron en la emblemática zona con la fuente de serpientes: Mixcoac.

Octavio Paz

Fue justamente en la calle citada líneas arriba por Dekah, que vivió su infancia el nobel Octavio Paz, en su número 8, en lo que hoy es un convento de dominicas. No solo fue su hogar, sino parte de su inspiración: el autor de El laberinto de la soledad describió este barrio en sus poemas Vuelta y Pasado en claro, donde nos describe la plaza, la secundaria para varones (hoy Secundaria No. 10 “Leopoldo Ayala”), el río que antes no estaba entubado y el tranvía que conectaba a el pueblo de MIxcoac con el resto de la ciudad, a la cual acudía este ilustre personaje para desplazarse hasta el otrora Colegio De San Ildefonso, donde cursó sus estudios.

José Joaquín Fernández de Lizardi

Ni más ni menos que el primer novelista de América, José Joaquín brindó en 1816 a la Nueva España (en plena convulsión independista, camino a ser México) su ópera prima: El Periquillo Sarniento. Dicha novela es un excelente compendio de costumbres, al detallar con magnífica pluma la cotidianeidad de nuestro país durante aquella época, convirtiéndose en lectura obligada para historiadores, lingüistas, sociólogos y en general a todo aquel interesado en el folclor de los albores del siglo XIX en nuestro país. En lo que fuera su casa, hoy se erige la Universidad Panamericana, preservando así esa veta ilustrada.

Lucila Godoy Alcayaga

Mejor conocida por su seudónimo literario, “Gabriela Mistral”, esta célebre profesora y poetisa chilena (entre muchos otros cargos, relacionados siempre con la pedagogía y las letras) fue invitada en 1922 por el entonces ministro de Educación, José Vasconcelos, para colaborar en la reforma educativa encabezada por dicho ministro en nuestro país, y fue durante esta época que vivió justo frente a la casa del Lic. Irineo Paz, para después mudarse a tan solo kilómetros de ahí, a la colonia San pedro de los Pinos. Esta admirable mujer encarna los valores del feminismo al haber roto barreras y acceder al primer Premio Nobel de Literatura en lengua española otorgado a una mujer, en 1945.

Además de estas tres autoridades del mundo de la literatura, en la zona también vivieron los ex presidentes Valentín Gómez Farías (de donde toma su nombre la plaza precitada) y José Joaquín Herrera, quienes ocuparan la presidencia cinco y tres veces respectivamente.

Actualmente, este barrio hace gala de su privilegiada ubicación, y de una renovada Plaza Valentín Gómez Farías, además del Instituto Mora (de ciencias sociales) y la mencionada universidad. Si te interesa vivir ahí, contáctanos en Dekah Inmobiliaria y pregunta por el desarrollo de Arbolada Mixcoac, ¡te encantará!

Los comentarios están cerrados.